Belén Kerlof y Josefina Robles, referentes de local

Las dos jóvenes jugadoras del Club Milenio Handball fueron convocadas para participar de un ciclo de entrevistas organizado por la Federación Cordobesa. Los encuentros, denominados “Charlas con los nuestros”, surgieron durante el confinamiento, con el fin de conocer a los protagonistas del deporte, no solo como jugadores, sino también como personas. Loly Coria, Jefe de Prensa y Comunicaciones de la entidad, conversa a través de Instagram Live con jugadores de las diferentes instituciones afiliadas y cordobeses que se encuentran en clubes extranjeros. Días atrás fue el turno, primero de Josefina y posteriormente de Belén. Ambas repasaron la experiencia inolvidable y, a su vez, hicieron un breve recorrido por su incipiente, pero gigante, carrera.


Josefina Robles tiene 14 años, es vecina de la ciudad de Unquillo y lleva la mitad de su vida desempeñándose como pivot, en el deporte que es su gran pasión. Sus inicios datan en el Club Unión, que en el 2018 se fusionó con el IENM para comenzar con el llamado Club Milenio. “Empecé a entrenar cuando era chica, fue más porque hacía con mi mejor amiga y de a poco, cuando fui creciendo me di cuenta que era algo que realmente me gustaba y disfrutaba, sobre todo ir a encuentros deportivos e interactuar con gente que también le gustaba el handball”, recordó.

Ese disfrute y perseverancia, forjó un camino que paulatinamente obtiene sus reconocimientos. Uno de ellos fue la mencionada entrevistada de la cual, valoró: “Fue una experiencia hermosa que sin duda volvería a repetir, pude contar muy lindos momentos, me gustó hablar de mi carrera, también todo el apoyo de mis compañeras, técnicos, familia, amigos y todos los mensajes que recibí de parte del club”.

Las jornadas impulsadas por el organismo, son, sin duda, un gran estímulo para los atletas que en este momento extrañan pisar la cancha y hacer lo que realmente aman. En el caso de Jose, destacó que es “la rutina” de despertarse cada sábado a hacer algo que realmente disfruta y con quienes quiere.

Respecto a lo que significa esta actividad en su vida, fue concreta: “Es algo que podría hablar y practicarlo todo el tiempo, algo que lo único que me transmite felicidad”. “Me dio mis más grandes amistades, es un lugar donde por mas mal que estés siempre te saca una sonrisa”, continuó.

Finalmente, destacó que el deporte le dio la posibilidad de conocer grandes jugadores e ídolos, “de la mejor manera”: en la cancha. Asimismo, agregó: “Lo hermoso de ver los clásicos o finales en casa, la adrenalina de la cancha llena de tu gente que sabes que va a estar ahí ganes o pierdas, saltando en el medio de la cancha y gritando ‘dale campeón’”. Por último, orgullosa rememoró el ascenso a la A, “sabiendo que es un club que empezó con siete jugadoras y dos pelotas”.


Por su parte, Belén Kerlof tiene 17 años y su posición en la cancha es fundamentalmente de central y a veces de extremo izquierdo. Algunas veces se ha desempeñado, a su vez, de extremo derecho y armado. Sus inicios en el deporte fueron anecdóticos y datan de 2016. El origen fue la clásica estudiantina, organizada por la Municipalidad de Unquillo. «Decidí jugar al handball con un grupo de amigas, me gustó muchísimo pero perdimos, como soy muy competitiva y no me gustó perder, empecé a practicar en el Club Unión y me fascinó, se convirtió en mi pasión», recordó y agregó: «Luego nos fusionamos con Milenio y formamos un equipo hermoso».

En cuanto a la entrevista con la Federación, Belén valoró: “La experiencia fue muy agradable, muy cómoda y eso que estaba muy nerviosa, pero Loly me hizo sentir relajada”. A su vez, indicó que la parte que más disfruto fue al abrir el chat del vivo y sentir el apoyo de sus amigos, que estaban dejando mensajes. “Sentirse apoyada es muy lindo y me puso muy sensible”, destacó.

Kerlof no titubea al ser consultada sobre el significado del handball en su vida. “Es pasión, mi cable a tierra y no solamente el deporte, sino las personas que te deja, ya sean amigas, entrenadores o quienes conoces en eventos; la calidad humana es hermosa”, destacó.

Por último, la atleta reveló lo que más extraña de la cancha durante esta cuarentena. En este sentido, «la adrenalina», «lo que sentís en el momento del partido cuando tenes que ganar o darlo vuelta, cuando vas perdiendo y le metes más pilas», son solo algunas de las cosas que mas añora. «También la hinchada, de los padres, las otras compañeras gritando, alentando, te da una recarga emocional hermosa», concluyó.

¡Felicitaciones chicas!

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.