Dilemas entre educación en presencialidad bimodal o virtual – online en contexto de pandemia

Por Lic. Natalia Boffelli
Asesora pedagógica y Coordinadora SOPP IENM IMVA


Conociendo cuatro aspectos que me parecen importantes, los invito a pensar y a ver soluciones posibles…que seguramente las hay. 

Sobre los protocolos escolares, cada institución sabe que hacer y que cumplimenta, en cuanto a las instituciones de las que formo parte,  puedo dar fé de la responsabilidad asumida por equipos docentes, personal institucional y autoridades, no hay nada sin pensar y sin reajustar si se observa alguna variante que pueda mejorarse. Esto hace que las encuestas muestren que los aislamientos son preventivos. Que digo con prevención, que la misma es de tipo primaria porque se anticipa a contagios orientados por COE, ante un llamado de contagio estrecho familiar y se toman las medidas necesarias para evitar o anteponernos en lo posible a una prevención secundaria, que sería dentro de las escuelas.

La rápida información y cómo se maneje en tiempos de aislamiento de personal o burbujas hace que se eviten contagios dentro del ámbito, dado que los pilares de uso de barbijo, distanciamiento, lavado de manos y sanitización, ventilación e higiene están asegurados. 

Aquí depende de cuán rápido recibamos información por los canales oficiales que cada escuela brinda y la rapidez con que se decida el aislamiento y se cumpla el mismo en el espacio familiar o particular. El personal del COE, contesta inmediatamente a la autoridad escolar que se comunica, determinando cada paso acorde a cada situación y la escuela hace monitoreo necesario. Si es acorde a esto vamos bien y si siempre se puede ajustar, recordando que debe llegar la información inmediata de caso de presunto COVID-19 y su testeo.

Necesitamos la salud de todos y la podemos defender con responsabilidad de cada uno y juntos, necesitamos la presencialidad, lo sabemos, hagamos todo por sostenerla, la escuela es un lugar educativo y social irreemplazable.


La sociabilización es una necesidad prioritaria en marco de pandemia por salud mental y contención, favoreciendo vínculos e intercambios de niños y adolescentes, no solo pedagógicos sino socioafectivos. Sonríen, expresan su cariño por la escuela, forman lazos con sus docentes, saben que los esperamos y nos cuentan cómo extrañaban, crean formas nuevas de contacto y comunicación cuidada, vivencian las rutinas escolares nuevas y recuerdan las anteriores, es innegable la necesidad de la vivencia de cada jornada escolar deja diariamente en nuestros estudiantes. Aún siendo 2 burbujas por cada sección, se tienen presentes y disfrutan nuevamente de estar en el espacio escolar que habitan con pertenencia y naturalidad, es parte de su vida y desarrollo general. Mirando este aspecto la presencialidad es indiscutible.

Nuestro aspecto pedagógico, y siendo sinceros, 2020 comenzó con una virtualidad improvisada, que en un mes ya estaba en cada casa yendo la escuela a tocar puertas y tratando de mantener a los estudiantes en sistema, muchas barreras se presentaron, pero muchísimo aprendizaje para docentes no solo en modos de enseñanza adecuados a la modalidad sino en formación de equipos sólidos de trabajo y acompañamiento. Desde allí pudieron construirse aulas en espacio virtual y hoy en la presencialidad se retoma lo que hay que reforzar y se avanza en contenidos fundamentales de cada sala/grado/año. Se trabaja fuertemente por la organización escolar y autonomía de los estudiantes a la par de aprendizajes curriculares, preparándolos para cualquier modalidad educativa y no perder ser activos en su aprendizaje.

Se sigue avanzando, y mantener esta bimodalidad nos deja acercarnos mas con vínculos cara a cara, necesarios para sostener la enseñanza y el aprendizaje. La sociabilización de aprendizajes y conocimientos, los intercambios entre estudiantes que conforman aulas heterogéneas es riquísimo, aprenden de lo que se enseña, construye y participan, de lo que ven, experimentan, participan, piensan, oyen,…la presencialidad es esencial.

Movilizaciones previas y post jornada escolar,  aquí mas padres acercan a sus hijos, ya no tanto es el movimiento en transportes, vivencian ingresos y egresos, están presentes en el día a día de escuela de sus hijos,  mientras también se les posibilita trabajar,… pero aquí podemos pensar en mejoras. Ajustes en traslados de varios alumnos en un auto, sostener uso barbijo y mantener ventanillas abiertas, regular responsabilidades en ámbitos familiares y comunitarios, si están con otras personas seguir y fortalecer uso barbijo y distanciamiento, evitar espacios cerrados y actuar adultos como ejemplos de responsabilidad de mantener y hacer mantener los pilares recomendados de cuidado personal, ciudadano, familiar y comunitario, siendo todos ciudadanos responsables en esta pandemia que nos sigue atravesando. Necesitamos la salud de todos y la podemos defender con responsabilidad de cada uno y juntos, necesitamos la presencialidad, lo sabemos, hagamos todo por sostenerla, la escuela es un lugar educativo y social irreemplazable.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.