Del cole a casa: consejos para armar tu propia huerta

Mientras el aislamiento se va abriendo paulatinamente en la región y la Provincia, algunas de sus particularidades continúan y la mayor cantidad de tiempo disponible es una de éstas. Más horas en casa y el arribo del invierno, se pueden traducir, entonces, en el momento ideal para iniciar un nuevo emprendimiento familiar. Diego Quintero, Ingeniero Agrónomo y asesor en la huerta del IENM, nos brinda recomendaciones para realizar nuestra propia huerta en esta estación, tomando las precauciones y cuidados necesarios.


“Como hacer una huerta en casa es una inquietud que en la cuarentena se hizo más habitual entre los argentinos”, afirmó Quintero y remarcó que por más que los días se acorten con la llegada del frío, el invierno es una época “estratégica” para “anticipar una buena cosecha durante la primavera” y realizar determinadas tareas en los cultivos.

Entre las recomendaciones para comenzar, Quintero explicó: “Lo primero que hay que hacer es determinar el espacio disponible para realizar la huerta, puede ser desde un terreno grande, hasta una maceta, cajón, etc. Lo más importante es que le dé el sol por más de 5 horas y si se realiza en recipientes que tengan una profundidad de 40 cm para favorecer el desarrollo radicular” y continuó: “además debemos asegurarnos de que tenga un buen drenaje para evitar anegamiento y la aparición de hongos”.

Si el espacio es reducido, conviene realizar una huerta vertical, “aprovechando paredes, balcones, entre otros”. Asimismo, para obtener verduras en este momento del año, es “casi obligatorio” hacer un cultivo bajo cubierta, debido a los descensos bruscos de temperaturas y las posibles caídas de heladas. En este sentido, es oportuno realizar un túnel, que “consiste en extender una capa plástica por encima de las plantas y evitar el impacto del frío”, aclaró Diego y añadió: “esta práctica de producir verduras se denomina ‘cultivos forzados’ y la cobertura debe ubicarse sin que esté en contacto con las plantas y destapar con frecuencia a fin de prevenir la aparición de enfermedades”.

A lo largo del año, estudiantes del IENM realizan diferentes actividades para preservar la huerta de la institución.

“Otra alternativa para proteger nuestros vegetales, es cubrir el suelo con abono orgánico, restos de hojas rastrilladas, resaca, o restos de corte de pasto, aserrín, etc. a fin de mantener la humedad de los canteros”, advirtió también el profesional.

En cuanto a la fertilización, es necesario agregar abono al suelo, a partir del reciclaje de los desperdicios orgánicos que obtenemos en casa, con el fin de fortalecer el suelo y recompensarlo con nutrientes. Por ejemplo, se pueden realizar composteras, con un tacho de 200 litros que esté perforado para recibir buena aireación, o en cajones de verduras, y se puede agregarle lombrices californianas para acelerar el proceso, aunque Quintero señaló que no es indispensable.

Y, llegamos a lo más importante e interesante para la mayoría de los adeptos a adentrarse en este mundo: ¿Qué se puede sembrar? Quintero indicó que “conviene hacerlo de acuerdo al calendario de invierno” y detalló: “acelga; cebolla de verdeo, apio, lechuga, perejil, rabanito, remolacha, zanahoria, arveja, espinaca, repollo, coliflor, brócoli, achicoria, entre otras, teniendo en cuenta a su vez, variedades adaptadas a esta época”.

“También debemos tener en cuenta de incluir flores y aromáticas como, orégano, menta, romero, salvia y demás, para repeler insectos y protegerla de los mismos”, agregó y destacó la relevancia de consultar el cuadro planificador prohuerta de INTA Córdoba, para “identificar el mejor momento para iniciar los cultivos y la técnica de siembra apropiada en cada caso”.

En la misma línea, Diego declaró: “los meses de julio y agosto son el momento ideal para preparar almácigos de tomates y berenjenas; los plantines se pueden conservar dentro de los túneles previamente realizados y una vez que termina el frío se pueden trasplantar a su lugar definitivo”.

Finalmente, con respecto al riego comentó que “es al revés que en verano”. “Es conveniente regar al mediodía para evitar que las heladas de la noche lastimen los vegetales y también se recomienda disminuir un poco la frecuencia del riego ya que, como el agua no se evapora fácilmente, existen mayor riego de que se formen hongos”.

“El mantenimiento de la huerta no es muy demandante. Requiere más trabajo durante dos momentos del año, en las dos épocas de siembra, luego, no lleva más de un par de horas semanales, principalmente en otoño/invierno donde tenemos menos competencias con malezas no deseadas, riegos menos frecuentes, etc.”, afirmó Diego y concluyó: “Igualmente, empezar con una sola maceta puede ser un buen inicio, lo importante es animarse”.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.