“Leer o no leer, ¿esa es la cuestión?”

“Hace tiempo que, desde los pasillos de las escuelas, consultas psicopedagógicas, entrevistas con familias y en el cotidiano con parientes, vecinos y amigos, escucho que los adolescentes ya no leen… que leen poco… que no saben leer… que no tienen interés por hacerlo… ¿Será así?”

  • Por Adriana Belén
  • Psicopedagoga. MP 14-1387

20180831_160416

Hace tiempo que, desde los pasillos de las escuelas, consultas psicopedagógicas, entrevistas con familias y en el cotidiano con parientes, vecinos y amigos, escucho que los adolescentes ya no leen… que leen poco… que no saben leer… que no tienen interés por hacerlo… ¿Será así? Por el momento sólo puedo basarme en datos empíricos, no medibles, pero sí cualitativos desde mi profesión. Invito a leer (justamente a leer) estadísticas que nos ayuden a obtener datos fiables, confiables.

La lecto escritura, en nuestro país, atraviesa por varias dificultades, especialmente si tenemos en cuenta los registros de las evaluaciones realizadas últimamente por la Nación y nuestra Provincia. Pero no es de mi interés, en estos momentos, poner el acento reflexivo en un tema tan delicado y que merece de recursos científicos y fundamentos, para poder explayarme en su análisis con total seriedad.

A diario, como Psicopedagoga y Profesora, diálogo con adolescentes de diferentes escuelas. Y cuando de manera formal e informal les pregunto si leen, la mayoría me responde que sí. No sé si las expectativas de nosotros, los adultos, está puesta en la cantidad o calidad de lo que leen, las mías están en la motivación y el disfrute en hacerlo. Y allí, mágicamente, se abren otras perspectivas, otros mundos, otras realidades de ellos… Atraviesan y se subyugan en el mundo de novelas y cuentos de los más variados estilos… priman los de ficción y terror… las historias épicas… las guerras con zombies, figuras espectrales, lobos y vampiros… nunca faltan los amores imposibles y las dolorosas pérdidas… tampoco la poesía (¡sí, varios leen poesías!!!) … se identifican con personajes rebeldes y siniestros… con los que revolucionan estructuras e imaginan un mundo ideal, poco cercano a la realidad… también se enganchan con los que hacen reír, quizá con un toque sarcástico y no quedarse en estereotipos sociales y culturales… abundan los fanáticos de los cómics, inentendibles para algunos adultos y casi como reminiscencias de lecturas ya olvidadas, para otros (yo soy una de ellas, sin saberlo, cuando devoraba “El Dartagnan”, “El Tony”, “Patoruzú”, “Isidoro Cañones” … y tantos otros cómics de la década 60/70).

30

Nuestras chicas y chicos si leen… de otra manera, con otros recursos, en Tablet, en el celu, en la compu… cuentos, novelas, artículos de divulgación, noticias… leen permanentemente comentarios de sus redes sociales… leen y se comunican leyendo. ¿Es suficiente? ¿Está bien o les hace bien cómo lo hacen? Es para pensarlo y encontrarse en un “mano a mano” con ellos… para escucharlos y comprenderlos desde sus contextos. No podemos obviar el entorno que los rodea, sus motivaciones, sus necesidades, sus historias personales y sobre todo que, seguramente, no están respondiendo a nuestras expectativas de adultos (¿O sí?).

El mágico mundo de la lectura, el que ineludiblemente no tenemos que dejar de alentar y promover, fue el escenario central en esta nueva Edición de la Feria del Libro en el Instituto Educativo Nuevo Milenio de Unquillo. Pudimos “pasear” por diferentes talleres en donde los disertantes y facilitadores demostraron no sólo idoneidad y creatividad en el modo de compartir sus saberes, sino empatía con el mundo juvenil, recurriendo a modos y conceptos claros para compartir información y sobre todo, cargados de valores esenciales que fueron más que bien recibidos por todos los estudiantes.

20180831_154624

¿Quién dijo que todo está perdido? A leer se enseña leyendo… A leer se aprende leyendo… No me cabe la menor duda. Insistamos, motivemos y confiemos en nuestros adolescentes. Ellos quieren que los miremos y escuchemos, sin juzgarlos… sí conteniéndolos y acompañándolos… como adultos, como padres, como docentes, compartiendo gustos y preferencias… similares y distintas. Abracemos el compromiso diario que tenemos con ellos, sabiendo que nos necesitan, que también nos miran… aún cuando parezca que nos quieren ver muy lejos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.