Aprender a Volar se llevó la aclamación

Por Carlota Arrieta  y Jazmín Corvalán, 4to “B”, IENM

Pablo Emilio Rodríguez, actor de la compañía Aprender A Volar, llegó al Instituto Educativo Nuevo Milenio con su itinerante obra de teatro “Mi mamá murió dos veces”.

Oriundo de Mar del Plata y actual vecino de la región cordobesa le cuenta al IENM su experiencia con un teatro que busca su nido en todos los colegios del país y que logró los cálidos aplausos de los alumnos.

La obra apunta a la reflexión sobre la violencia de género a través del teatro dedicado a los adolescentes como público ideal y recorre desde hace unos años las escuelas adaptando la obra y  sus actores para cada espectador.

¿Trabajas para una compañía?

Pablo Emilio Rodríguez: Si, en la compañía teatral “aprender a volar”, somos un gran equipo junto con el call center en Rosario, llamando a todos los colegios. Como actor soy “la punta del iceberg” y después voy adaptando las obras según el público de cada colegio, pero hay toda una organización, un guión hecho.

Somos una compañía que estamos por todo el país haciendo obras sobre “Las problemáticas adolescentes”. En este caso se tocó el tema “violencia de género”, el año pasado trabajamos con bullying y antes adicciones. Venimos todo el tiempo renovando con nuevas obras para las temáticas que van surgiendo.

¿Qué te incentivó a comenzar con esto?

PER: Fue un casting que hicieron en buenos aires donde estaban buscando chicos y la propuesta me pareció interesante. Primero tuve miedo, porque era complicado decir “te vas solo por todo el país con colegios” ya que quizás es un público difícil, pero con el tiempo te vas acostumbrando y dando cuenta que son todos colegios diferentes.

¿Cuál es el mensaje que buscas que deje la obra?

PER: El mensaje propio de la obra es que siempre hay una salida, la salida es hablar, contar, expresarse; no guardarlo, porque cuando uno se guarda algo termina muriéndose, uno mismo se suicida diciéndolo de alguna manera un poco más fuerte, porque nos perdemos muchas cosas por miedo.

Dejá un comentario